Las posibilidades

Dice Judica Cordiglia (extraído de su libro: I Ching el libro del oráculo chino): “Ting representa las infinitas posibilidades que la mutación ofrece a la vida activa, a la mente abierta a pensamientos vastos, a las decisiones y a las situaciones cotidianas”.

Esto tiene que ver con las posibilidad mentales y reales que tenemos en la vida una vez que descubrimos que podemos salir de las ataduras mentales y físicas, siempre que el karma lo permita. Dicen que el Único Hacedor es Dios, el Espíritu Divino, pero aún viviendo ilusos de que estamos libres podemos ir hacia nuevos estados y horizontes en este mundo.

H.P.B. lo expresa así: “Precisamente, el reconocimiento de las vastas posibilidades de la vida humana es necesario para disipar el tedio e invertir en celo la. apatía. Así la vida no es odiosa, sino aceptable, cuando comprendemos claramente su finalidad y estimamos sus espléndidas oportunidades. El más recto y seguro camino para llegar a este elevado plano de conciencia es el ejercicio del altruismo, tanto en pensamiento como en acción. Estrecho es, en efecto el campo visual limitado a la personalidad, que mide todas las cosas con la vara del interés egoísta, porque en semejante limitación no es posible que el ego conciba elevados ideales ni se acerque a los planos superiores de existencia.”

Consultar el I Ching nos muestra la Verdad si es que estamos dispuestos a verla y vivirla, que suele ser lo más difícil para los apegos de nuestra personalidad, para nuestra codicia, nuestro orgullo, las mentiras con que nos tapamos.

Podemos salir de una vida mediocre y rutinaria pero necesitamos intrepidez, valentía, humildad, apertura mental, capacidad de hacer real las ideas en vez de que naveguen en los pantanos mentales de la pereza y la apatía fantasiosa.

Hay infinidad de ideas al respecto para ver la necesidad de salir de los esquemas mentales y cambiar hacia lo que para nosotros es nuevo y desconocido pero debemos revestirnos de valor y amor verdadero por la vida espiritual para evitar caer en más sufrires de la aventurosa personalidad errante.

Anuncios

Pasar la antorcha de la Sabiduría

Se dice que debemos traspasar la antorcha de la sabiduría a los siguientes.

Por supuesto que primero debemos conocer y vivir la Sabiduría y estar en el camino correcto. Recordemos por ejemplo como Moisés rompió las tablas de la Ley al ver al pueblo sumido en adorar el oro. Hoy, milenios después nos hallamos más sumergidos en la sociedad en adorar el oro. Esa sabiduría queda reservada para pocos, y pocos la buscan. De los pocos que la encuentran algunos la pueden degradar. Por eso Cristo dijo evitar dar las perlas a los cerdos.

Se dice que la persona cuanto más denso es su alimento más bruto se vuelve. Regresa a lo bestial, a lo instintivo al estar ingiriendo energías más densas. Por eso la necesidad de la humildad y la receptividad para poder captar la Verdad sin torcerla al propio parecer conveniente.

Necesitamos de Maestros que nos transmiten la Sabiduría para poder vivirla.

Todo se ha hecho en los caminos espirituales para el adelanto de la conciencia de la humanidad, aunque pueda haber sido usurpado el poder para fines egoístas.

Se dice El Oponente (Satán en la Cábala) lucha para demorar y mantener en la obscuridad y la esclavitud.

¿Cómo podemos ser más felices honestamente?

Aprendemos que llenándonos de cosas (bienes) nos parece más cerca y posible la felicidad, pero se nos dice que es mentira.

H.P.B. dejó claramente expresado  lo erróneo de perseguir felicidad supuesta en adquirir cosas llamadas bienes refiriéndose a “la miseria de la ambición”, y que “El contento es la puerta por donde ha de entrar el Redentor, porque quien está descontento de sí mismo lo está también de la ley que lo ha hecho tal como es; y siendo Dios de por Si, la ley, no podrá revelarse en quienes están descontentos de Él.” Si podemos estar contentos ¿para qué perseguiremos cosas temporales?

Debemos pensar en el mal de los bienes porque se nos enseñó a amarlos primero por sobre las cosas errando así el camino básico espiritual.

También dijo ella: “Quienes deseen salvarse han de evitar la lujuria, la cólera y la, codicia;”

“Las características del sabio iluminado son: 1) Carencia de todo deseo,” y “Si creemos que el objeto de la vida es la satisfacción y bienestar de la personalidad, y que el bienestar material confiere la suprema dicha, confundiremos lo inferior con lo superior y la ilusión con la verdad.”

Sin estos conceptos básicos de Sabiduría la humanidad seguiremos en la obscuridad y el sufrir.

Algunos deberes diarios

Debemos esforzarnos cada día en desarrollar un carácter fuerte, templado ante todo tipo de adversidad para seguir siempre adelante sin jamás desfallecer, aunque sintamos el cansancio del cuerpo y de la mente pero creciente en amor compasivo, amabilidad, simpatía libre de ansiedad, con la mayor serenidad posible, sin histerias por pequeñeces.

Debemos dejar lo corrupto si ó si en nuestros actos, y cuando caemos en ello aprender con el dolor y evitar repetir el error y la debilidad ser fortalecida.

Debemos recordar la importancia de gobernarnos a nosotros mismos, desde el intento en nuestra mente, nuestros actos. Quizás no tenemos Maestros exteriores pero disponemos del Dios de la Verdad interior y de todo el criterio que nos legaron los Santos y Sabios Maestros.

De verdad para nada estamos al mando de nuestra mente, allí donde se teje mucho de nuestra vida.

Debemos estar atento a la vanidad del ego tan pendiente de los miedos del qué dirán. Y la virtud de la ecuanimidad tan recomendada en las escrituras como el Bhagavad Gita. Ecuanimidad quiere decir entre tantas cosas que cuando lo externo tiende a desequilibrarnos nos mantenemos armónicos y equilibrados.

Lo que deseamos e ingerimos

Así como cuidamos de poner en las ollas comida en mal estado y agua sucia para cocinar del mismo modo debemos cuidar la mente con lo que pensamos y decimos.

Así como uno cuida un auto de colocarle el combustible adecuado y si le colocara otro lo arruina del mismo modo deberíamos cuidar lo que comemos a todo nivel porque cuando vemos t.v, cine, libros estamos metiendo en la mente imágenes.

Todo el cuidado a la salud física que debemos hacer es solo para mantenernos en el desgastante camino del vivir, estar fortalecidos  ante las circunstancias.

La ira nos desgasta terriblemente. La codicia, aunque parece que nos da fuerzas con los deseos y el ánimo de acaparar nos hunde más en lo material olvidándonos de que en cualquier momento podemos irnos de este mundo y hemos perdido todo el tiempo disponible de nuestra vida en conseguir cosas.

Limitar los deseos nos alivia, incrementarlos nos complica.

Nuestras naturalezas

Sabemos de la bestialidad de la naturaleza humana que muchas veces supera a la de los animales en los actos asesinos. Sabemos también de la gloriosa naturaleza Divina que habita en nosotros y nos eleva a lo que se dice es el destino final del Alma, unirse en lo Divino.

Mientras más ignoramos esto y más presos estamos de la vanidad, más creeremos que somos buenos y hasta casi perfectos, criticando a los demás primero, y por casualidad aceptando algún defecto en nosotros con mucha cautela. Nos defendemos del dedo acusador con gran enojo los unos y los otros.

Solo por indicar algunas palabras de H.P.B. al respecto dice: “El conocimiento del Yo superior queda invalidado cuando la mente se complace en los objetos de los desenfrenados sentidos.

Nuestra naturaleza es tan ruin, soberbia, ambiciosa, concupiscente y entercada en sus juicios y opiniones, que si las tentaciones no la restringiesen se arruinaría por completo.”

Todo esto también se ve en la forma de comer y lo que comemos. A la sociedad se le da mayoritariamente comida cada vez de menor calidad energética, entre todos los malos hábitos inculcados socialmente. Pero aquí debemos reconocer las causas en las familias. Todos aportamos al mundo actual algo y nos quejamos del resultado.

Por lo tanto si no nos cultivamos resueltamente para atravesar sin más el océano del mundo en base a las Enseñanzas Espirituales de todos los tiempos de los Sabios quedaremos atrapados en él, de hecho lo estamos y es muy complejo para nuestra naturaleza egoísta salir.

Pero con arduos y repetidos esfuerzos conscientes diarios algo podemos avanzar y purificarnos. No se trata de llevar libros en la cabeza como un burro lleva en su lomo, sino de vivir las Enseñanzas. Cuando leemos y nos ponemos emotivos con lo que sentimos de hermoso pero luego nos enojamos en la vida diaria detenemos todo nuestro progreso. Nosotros mismos marcamos la línea donde nos detenemos, y hay que volver a recomenzar cada vez. Así es nuestra naturaleza entercada.

El pozo de la Sabiduría está en nuestro interior y en el exterior también, así como están las aguas contaminadas del mundo continuamente. De nosotros depende qué elegir, si es que algo entendemos.

Pensamos y creemos que estamos al mando de nosotros mismos pero en verdad estamos más esclavizados de lo que pensamos desde adentro y desde afuera con nuestros propios hábitos que tanto nos cuesta romper, tanto defendemos y justificamos atacando lo nuevo y bueno que puede llegar a nosotros. ¿Qué pueden hacer los Maestros de Sabiduría al respecto?

Nada sin el primer paso de la humildad y el de dejar la pereza.

El ego, el oponente, el guardián del Umbral, Satán (ese estado) se enmascara continuamente en nuestros días y nosotros totalmente identificados con él.

El recuerdo de la naturaleza Divina, el oponente y el esfuerzo por alcanzarla.

El grandioso Hexagrama 50 nos habla de “Producir trabajos, arte, educación, decisiones. Los cambios culturales traen buena fortuna. Regalos.”, según dice Carlos Molinero.

Debemos considerar la idea que da la Cábala, como la mayoría de los caminos espirituales, de recibir la luz Divina y darla a los demás, porque esa es un poco la esencia misma de la vida en la tierra con esfuerzo.

Es un error la comodidad que se pregona que nos retrotrae al estado Divino original de modo imaginativo, el cual no hemos alcanzado, y necesitamos esforzarnos por alcanzar, de tener todo sin esforzarnos.

Se miente cuando se dice que se alcanza automáticamente sin esfuerzo las cosas y estados de la vida, nada sin esfuerzo se disfruta, todo conlleva en algún punto el esfuerzo de la naturaleza, de la vida, de los demás seres para obtener logros y objetos, cualquiera sean. Ello automáticamente nos lleva a la gratitud y a dar. Recordemos que se dice es más bienaventurado dar que recibir. Ahí empieza a tirar nuestra mente llena de egoísmo, codicia y demás. Nos justificamos y permanecemos igual.

Por lo tanto, debemos servir activamente al Plan Divino, y como no lo conocemos, el primer mandato es amar a Dios, la Verdad y la Vida por sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos, una y otra vez, cada día con el esfuerzo correspondiente.

Tenemos que estar concientes de lo que se denomina el oponente, el morador del Umbral, llamado en el Catolicismo el Diablo y en la Cábala Satán. Aquel que organiza los problemas para que los superemos, aquel estado de conciencia que nos tienta a desviarnos, a caer en la debilidad y luego auto culparnos para sentir dolor y quedar atrapados. Pero el fin es salir de la obscuridad, de la ignorancia, de la mentira para ir hacia la luz, la plenitud original.

Recordemos la enseñanza de los 7 pecados capitales para estar atentos cada día ó los 6 indicados en el Bhagavad Gita: Deseo o lujuria (kāma), Ira (krodha), Codicia (lobha), Confusión o error (moha), Soberbia (mada), Envidia (mātsarya).

Si el mal y el pecado no existieran ningún camino espiritual ni Maestro lo hubiese indicado, pero debemos descubrir la naturaleza del mal en nosotros para entender de qué se trata y a dónde nos lleva.

¿Qué sería el éxito?

¿Qué sería para nosotros, cada cual, una vida exitosa?

Verdaderamente nada tienen que ver los conceptos que conocemos en el mundo para llegar a la felicidad con los que sugieren los caminos espirituales.

Por ejemplo, en uno nos llenamos de deseos, en el otro se nos sugiere vaciarnos de deseos.

Las necesidades para cada cual son distintas, cada vez vamos teniendo más necesidades en la humanidad, y aún así hay personas que no lograr cubrir ni siquiera las mínimas.

H.P.B. dice: “Si creemos que el objeto de la vida es la satisfacción y bienestar de la personalidad, y que el bienestar material confiere la suprema dicha, confundiremos lo inferior con lo superior y la ilusión con la verdad. Nuestra modalidad material es consecuencia de la constitución material de nuestros cuerpos. Somos “gusanos de la tierra” porque nuestras aspiraciones se arrastran por la tierra.”

Se nos dice que el éxito es también lograr nuestras metas, cuando las conocemos, que debemos ser persistentes en concluirlas convencidos del logro.

Se dice tenemos que aprender el sosiego, estar tranquilos. poder sentarnos en paz, como dice la Biblia: “Aquiétate, y recuerda que Yo Soy Dios”.

Meditar cada día como primera labor y deber en los mandatos del Yo Superior para recordar que debemos amar la Verdad y la Vida por sobre todas las cosas y esforzarnos en amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos, incluyendo lo que se llama enemigos, aunque la escritora indicada dijo “nadie es nuestro amigo ni nuestro enemigo, todos son nuestros instructores.”

Por el camino de la virtud

Nada ni nadie debe desviarnos del sendero de la práctica de la virtud. Debemos recordar todos nuestros deberes, como hijos de lo Divino, como padres si es que lo somos, como hijos terrestres, con nuestras parejas si vivimos juntos, con la tierra y pensar si estamos cumpliendo diariamente con ello.

Eso de estar demandando a la vida como si fuéramos grandes seres es un error porque la Enseñanza Espiritual indica servir en vez de ser servidos, es es el verdadero liderazgo confirmado en la naturaleza también.

Se dice que la personalidad egoìsta queda subyugada en la medida que contemplamos las cosas Divinas y ponemos la mente en lo Divino todo el tiempo posible.

Los egos tienen incesantes deseos y demandas, debemos reducirlos, conocerlos, transmutarlos, elevarlos a cosas superiores, así como cambiar ideas y hábitos burdos y groseros por más virtuosos y elevados. Eso es una forma de profundizar en la humildad y escuchar al Sabio en la Verdad interior.

Respetar los propios principio

el desarrollo de los talentos: Si uno mismo establece sus principios y los rompe por deseos ¿cómo podrá respetar los principios de las personas, si es que llegara a conocerlos?

3 actos para salir de una vida mediocre

Debemos purificarnos y salir de la severidad para ir a la misericordia, según los términos de los pilares básicos de la Kabalah.

La misericordia nos relaja y tranquiliza, nos armoniza. La severidad nos tensa y endurece, nos pone nerviosos. Las dos fuerzas, el ying y el yang, las dos columnas del Templo: Boaz y Jakim.

Son los dos platillos de la balanza, los dos brazos de la vida.

Esto también ha sido llamado ascética y mística.

Si la vida es dura para nosotros, nosotros fuimos duros con la vida. Si la vida nos sonríe nosotros hemos sido misericordiosos. Debemos salir de la severidad e ir hacia la misericordia.

La ley es implacable al momento de salirnos de ella con lo incorrecto, lo cruel pero también existe la misericordia y se dice para Dios todo es posible, pero se dice que la misma ley del Amor Uno creo en libertad la ley del Karma como justo retributo, consecuencia, aprendizaje.

Ahora bién ¿cómo podemos liberarnos de una vida mediocre, aburrida, gris, agotada y hasta cruel?

1- Purificándonos.

2. Haciendo las cosas más por amor que por interés (debemos buscar hacer lo que amamos y no lo que nos da dinero aunque luego lo ganemos como consecuencia ó no. No se resta la necesidad de tener dinero para vivir. Otra cosa es la codicia y el exceso de  necesidades, cada uno debe encontrar la medida de sus necesidades.) Debemos procurar hacer todo con la mayor serenidad y excelencia posible estando concentrados en lo que hacemos, sin apuros ni inconsciencia. Pero ello es muy dificil si hacemos solo por interés material retributivo lo que hacemos, en vez de hacer lo que amamos. Se dice que hay que amar lo que se hace pero parece más importante hacer lo que amamos para hacerlo con el mayor amor posible. No tendremos buen humor si hacemos lo que no nos gusta, y si lo hacemos por ascética será por amor verdaderamente elevando el nivel de conciencia, algo muy loable.

3- Escribiendo, describiendo e imaginando cada día nuestras metas manteniéndolas en silencio en lo posible hasta el momento adecuado y con las personas adecuadas, ¿cómo deseamos vivir, con quién, dónde, haciendo qué? y procurar que todos nuestros objetivos estén alineados a la Voluntad Divina interior para bien y felicidad de todos.