La modestia y la fuerza para seguir adelante

Debemos aprender a superar las dificultades con perseverante paciencia, fuerza, claridad de metas. Tener metas y objetivos alineados con la Voluntad Divina nos permite tomar los problemas como desafíos ó simplemente como hechos a superar por difíciles que puedan ser con la mente siempre puesta en seguir adelante acompañados de nuestra esencia Divina que continuamente nos guía.

Debemos alcanzar la verdadera espiritualidad. Casi siempre en la historia han existido sucedáneos de la vida espiritual, unas épocas lleno de mentiras, de amenazas, de falsedades. Esta época es un tanto similar. Hay que descubrir la verdad sin intereses personales ni de otros.

Nos enredamos en los conflictos interiores y en los diálogos propios desgastantes sin recordar ni comprender que el uso del Verbo creador comienza en ese parloteo interno con todas las consecuencias que ello trae en cada momento del día. ¿Cuánta energía se va en ese diálogo muchas veces perverso, luego revestido de la máscara del ego social que aparenta?

¿Somos capaces de soltar lo que ya dejó de servir?

Pensemos que se dice para Dios “vio que era bueno”, es decir que servía, que andaba a los propósitos cumplidos. ¿Estamos armonizados nosotros en ese Plan Divino Universal aún con la menos  que infinitesimal parte que podemos participar?

La modestia seguirá siendo base de virtudes.

 

Anuncios

Oportunidades, miedo, sabiduría, Dios.

Debemos estar atentos a las oportunidades para servir al Plan Divino. Todo lo que hagamos debe ser orientado a ese sentido, en realidad nuestro fin en la vida es unirnos con Dios en nuestro corazón, enseñar a los demás como hacerlo, recordar la temporalidad de todo lo que tenemos y vivimos, llegar a ser perfectos como Dios en nosotros. Esto puede parecer por nuestro miedo a la Luz algo parecido a soberbia pero ¿cómo habríamos no ser perfectos al unirnos a Dios si el ES LO PERFECTO EN SÍ ?

¿No es acaso nuestra excusa por ignorancia el decir que no debemos ser perfectos y nuestra vagancia por mantenernos como estamos, nuestra misma soberbia de creernos ya perfectos y no cambiar nada de nuestros defectos personales?

¿Cuántas oportunidades perdemos por miedo en la vida, ese miedo paralizante e ignorante?

Si supiéramos cuál es la Voluntad Divina de la Verdad interior nos animaríamos a muchas oportunidades más y evitaríamos desperdiciar el tiempo en cosas inútiles, objetivos absurdos temporales que muchas veces halagan la vanidad y los caprichos personales más que nada.

 

 

El brillo del propio destino

Dijo un iniciado: “La estrella del destino no cambia pero su brillo depende de cómo se piense”.

¿Queremos más felicidad? Debemos dar con el camino adecuado a ese fin. Erramos cuando seguimos los consejos del materialismo para alcanzar la felicidad. Las personas que publicitan no están interesadas en nuestra felicidad y nos mienten de alguna forma cuando nos hacen ver que a más tenemos lo que deseamos más felices vivimos. Es real que la prosperidad y la comodidad material dan cierta alegría momentánea pero se dice la felicidad es otro estado interior que no se puede comprar con oro ni dinero ni cambiar por bienes, del mismo modo como nadie consigue salud cambiándola por un auto sino en el mejor de los casos por el cultivo de los buenos hábitos.

Debemos recordar aunque nos pese que nuestros deberes cumplidos agradan a la Divinidad y la irresponsabilidad conlleva dolor y cierto castigo corrector automático.

¿Cuáles son nuestro deberes, cuáles son los bienes que necesitamos?

Cada cual ha de respondérselo en armonía con la Voz de la Conciencia de la Verdad interior.

Si actuamos negligentemente perdemos oportunidades de mejorar la vida. La inconsciencia y el materialismo son de hecho una gran pérdida de oportunidades y posibilidades que ni siquiera vemos.

Nuestro fin de armonizarnos

Todos los caminos espirituales prometen la dicha del Alma pero advierten la necesidad del esfuerzo diario, de la gota de sangre para liberarnos cada día del materialismo, la mentira, la ignorancia, poder armonizarnos. Ese es el camino y es muy difícil para nuestra naturaleza humana. Es el camino que nos eleva la conciencia.

Estamos casi por completo presos del materialismo, los deseos, la ignorancia, la ceguera espiritual, la mezquindad y una serie larga de defectos que atormentan al alma diariamente. Quien cree ser libre se equivoca ciertamente si lo mira desde el punto de vista espiritual.

“Ha errado el pensamiento” dice el I Ching refiriéndose a las tantas veces que con la mente formada en el materialismo y la mentira ilusa, lejos de los valores espirituales virtuosos internos vivimos la mayoría de los seres. Los líderes representan ese pensar y salvo los verdaderos Iniciados el resto solo refuerza más la ignorancia, dándole a la humanidad lo que ésta de alguna manera le solicita.

Nuestro fin es armonizarnos con el Espíritu y Su Paz, poner en orden al mundo con los valores espirituales internos y la conciencia Divina, el Plan Divino.

Debemos hacer nuestro aporte.

 

Los ambientes y los redentores

Muchas veces al sentirnos y estar en ambientes inadecuados para nosotros, para nuestros hábitos de cultivo espiritual podemos sentir soledad, juicio, crítica, burla. Debemos cuidarnos, fortalecernos y protegernos del ambiente hostil y crítico hasta tanto nuestra conducta interior sea más fuerte que los embates de la ignorancia.

En el mundo han prevalecido y prevalecerá por mucho tiempo la falta de amor a sí mismo y el hecho de inducir al maltrato y los malos hábitos. Es uno quien debe saber cuidarse, decir no y estar fortalecido.

Incluso en los ambientes familiares es donde más comúnmente sucede esto lo que va ahogando posibilidades de expandir la conciencia a nuevos horizontes por el hecho de imponer desde los primeros días las conductas bajas, malos hábitos insalubres, costumbres inconscientes erradas y en algunos casos hechos aberrantes, depende el karma.

Por eso el Bhagavad Gita dice del beneficio de nacer en un ambiente de yogis refiriéndose a la posibilidad de por los buenos actos acumulados en vidas anteriores merecer ese raro nacer.

Lo mismo sucede en los ambientes laborales y peor aún el las llamadas amistades elegidas de forma parecida a la libertad. Ahí es donde se agudiza la oscuridad y la inconsciencia generando peores consecuencias.

¿Quién ha de cuidar la llama de la Sabiduría Espiritual y quién ha de respetar al que la quiera portar?

Bendito aquel que lo hace y a quién se lo permiten, porque el mundo reclama salvadores que no lo pueden salvar por Ley Divina y luego los apedrea y crucifica.

 

Lo que piensa Dios

Se dice que lo que piensa Dios no es lo que pensamos nosotros. Nuestra ignorancia es muy grande, nuestra soberbia y arrogancia también. En general podemos decir que no entendemos nada.

Deberíamos poner orden en nuestra vida y en nuestra mente. Hacer más silencio, tener más humildad, buscar aprender cada día más para disipar la ignorancia.

Einstein dijo que quería conocer lo que pensaba Dios.

Y la Gran Invocación reza “Desde el punto de Luz en la mente de Dios que afluya luz a las mentes de los hombre, que la Luz descienda a la tierra.”

 

Hexagrama 50, línea 3

Pensemos por qué a veces no llega la energía, la fuerza, el poder de la Vida a nuestro diario vivir?

Es como si la electricidad no pasara por el cable ó el agua por el tubo.

¿Qué hacemos ó hemos hecho que bloquee la actividad del libre fluir?

Por ejemplo el uso indiscriminado de la energía sexual desgasta según lo que dice la enseñanza Espiritual. Es como si uno tuviera ahorros y se complaciera sensiblemente en salir a tirar billetes a la calle y ello le diera gran placer. ¿Qué pensaríamos de una persona así? Es probable que del mismo modo nos vean los seres superiores al observar que por el placer sexual derrochamos la sagrada energía que se nos dio para crear vida, algo tan sublime que no podemos hacer de otro modo.

Podemos deducir que si con la energía sexual creamos vida, al tirarla perdemos vida. A esto se le puede sumar efectos de actos remotos pasados que hoy ignoramos y padecemos consecuencias. Incluso la misma Biblia indica las consecuencias por cinco etapas familiares sucesivas de los llamados pecados.

Lo que llamamos pecado probablemente es además de un acumulativo kármico el signo de advertencia de derroche de la energía de la vida. Se dice que en una etapa muy antigua se pidió a los seres con mente que evitaran sexo con los seres sin mente, y como la debilidad pudo más nacieron seres bestiales. Esto se conoce en la Biblia como el pecado original (que dio origen a esta raza de la humanidad que está degenerada y debe regenerarse en el oscuro Kali Yuga).

Pensemos asociativamente a estas palabras del I Ching cuántas veces lo hemos vivido: “El asa del Caldero está alterada. Uno está impedido en su modo de vivir.”

 

La luna casi llena trae ventura. “… el puesto está en el centro y por ello la acción se torna valiosa”.

La luna casi llena trae ventura.
“… el puesto está en el centro y por ello
la acción se torna valiosa”.

I Ching.

(Línea 5 Hexagrama 54)

Estamos ya en la luna llena de Escorpio según la astrología Védica (que difiere de la occidental).

Aquellas personas que necesiten consultar el I Ching sin costo financiero pueden escribir a:

tallerdeiching@gmail.com

Muchas gracias, saludos de corazón deseando todo lo mejor.

 

 

 

El tiempo, las oportunidades, los hábitos

Debemos acostumbrarnos a dar todos los logros que tengamos a la Divina Esencia en nosotros y dejar la mezquindad de la forma que vayamos pudiendo.

Tener causas dignas, laborar por amor más que por recompensa son desafíos para nuestra mente limitada.

Procurar dejar de compararnos y comparar aunque sea una actividad de la mente lógica. Otra cosa es discernir.

Dedicar todas nuestras energías en crear vida y poder servir al Plan Divino.

Debemos acostumbrarnos a valorar intensamente el tiempo de la vida, las oportunidad, las posibilidades.

 

Nuestra vida y los instrumentos Divinos

Muchas veces los instrumentos que se conocen como mensajeros de la Voz de la Verdad Interior, de la Conciencia Divina interna nos muestran defectos al consultar y nuestra soberbia se revela. Debemos estar atentos y observar con mirada humilde de aprendiz ferviente.

Nuestra vida muchas veces no es ni de lejos lo que soñamos ó pensamos y por más que le demos vueltas sentimos que no avanzamos, aún así debemos vivir con mente humilde aceptando las circunstancias como las mejores para nuestro adelanto. Debemos ser sinceros y aceptar que nos mueven la vanidad, la arrogancia, la codicia y la soberbia en muchos objetivos.  Por eso inducen a error muchas personas con alentar los deseos ignorando que todos los caminos espirituales recomiendan mermar los deseos en vez de incrementarlos.

Y aún por ejemplo el Bhagavad Gita nos incita a cumplir nuestro deber independiente del éxito y del fracaso, para Dios mismo, cumpliendo la Voluntad Superior,  identificándonos con lo más elevado de la conciencia.

Algún día de alguna vida se nos dice seremos libres pero después de tantísimos esfuerzos. Ese tiempo parece lejano infinitamente pero se asemeja a como el ser va creciendo en la vida diaria, un día ya camina, un día ya come de por sí, deja de ser bebé, un día habla, un día ya estudia con sus propios medios y un día es un adulto. Ese tiempo parecía imposible y llegó rápidamente. Recordemos que los tiempos cósmicos son muy distintos a los nuestros del mismo modo que una mosca vive un día un hombre más timepo y se nos dice que la vida de los grandes seres nos excede completamente en durabilidad.

No debemos desperdiciar la Sabiduría de las edades tan disponible hoy en dia para el común de las personas, algo impensado en épocas anteriores.